Valencia
miércoles, 22 de septiembre

23.15º C

Opinión

La clase media, la gran olvidada

Manuel López Torrents

Manuel López Torrents, Director general de ‘Estrategias de Inversión’

Los políticos, sean del signo que sean, tienen dos obsesiones: los funcionarios y los jubilados. ¿Por qué? Porque los primeros suman 2,5 millones (más de 3 si se suma el empleo público no fijo) y los segundos, más de 9 millones. Todos votan. Si los tienes contentos o, al menos, no enfadados, te garantizan la continuidad en el Gobierno, pero cuidado, que si se enfadan, puedan cambiar el voto en un instante y mandarte a la oposición de un plumazo.

La masa laboral del sector privado es otra cosa. Es más incontrolable, tiene la manía de pensar y opinar mucho. De ser aspiracional y no depender de lo público. Así que los Gobiernos se preocupan, como mucho, de las llamadas “clases desfavorecidas”, con medidas más cosméticas que otra cosa.

Pero la clase media (incluyamos aquí al español que trabaja pero también a la pyme y micropyme) es la gran ausente del debate político, tanto en España como en Europa. Es la que ha saltado por los aires en esta pandemia, con remiendos tan poco útiles como los ERTES, la que ha sufrido de auténtica angusta esta pandemia por la incertidumbre ante su futuro y es la que teme que, cuando lleguen esos salvíficos fondos europeos, los verán pasar por delante, como los americanos de Bienvenido Mr. Marshall. Irán para asuntos públicos o grupos de influencia.

¿Cómo es posible que no haya medidas de ayuda para la pyme y micropyme que, a su vez, redunde en empleo? ¿Cómo es posible que nos desayunemos cada día (ya con indiferencia) con titulares de empresas Ibex despidiendo a miles de personas, que ya no van a volver a gozar de sus anteriores condiciones laborales?

¿De verdad que no hay incentivos para las compañías? No sé, pienso en deducciones fiscales por contratación, o por mantenimiento de puesto a personas de más de 45 años o con nóminas altas. Ese dinero al 0% que fabrica el Banco Central Europeo (BCE) y que sólo parece llegar a fondos de capital riesgo, para que compren empresas a crédito y las destrocen, ¿no hay manera de que llegue a la pequeña empresa o incluso al ciudadano?

Es que no ha habido la menor propuesta en este sentido y la anestesiada sociedad calla, o no se entera. O no tiene un partido político que les represente.

Claro que ese es el esquema de los regímenes totalitarios o populistas: tener a una gran parte de la sociedad subsidiada, para que tengan una dependencia total del estado. Ya sabemos todos cómo termina eso. No ha habido jamás ni un caso de éxito.

La clase media es la que paga impuestos de verdad y la que establece el nivel de calidad real de un país. La gran olvidada. Penalizada. Aplastada. Es precisa una ideología ‘clasemedista’, con propuestas para su desarrollo y dejar de lado tanto estatismo (peso del estado), que sólo quiere subsidiarnos con un plato de lentejas.

Contacta con OchoMediterráneo

En La Ocho Tv estamos a su disposición para resolver todas sus dudas, escuchar sus observaciones o analizar sus propuestas.

96 381 43 06

info@laocho.tv

c/ Lebón 7, 46023 Valencia

Weborama Pixel
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de sus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más informaciónPersonalizar cookies   
Privacidad